MENU
  • Imagen Slider 1
  • Imagen Slider 3
  • Imagen Slider 4
  • Imagen Slider 5
  • Imagen Slider 6

Entrevista a Marisa Castro, Ex Diputada de IU y Militante de La Izquierda Hoy

Reconocida luchadora por los derechos de las mujeres, del colectivo LGTBI en nuestro país, fue la primera parlamentaria española en defender en el Congreso el matrimonio entre personas del mismo sexo

Reconocida luchadora por los derechos de las mujeres, del colectivo LGTBI en nuestro país, fue la primera parlamentaria española en defender en el Congreso el matrimonio entre personas del mismo sexo

MARISA CASTRO

P.- ¿Cómo ve en la actualidad la lucha del colectivo lgtbi en nuestro país?

 

Es un colectivo del que me siento muy orgullosa y a la vez muy agradecida: soy Premio Triángulo Rosa de COGAM y premio PLUMA 2015 de la FELGTB. Afortunadamente, hoy en día es un movimiento potente que debe estar muy atento a la evolución de las cosas porque los derechos LGTBI en mi opinión, como los de las mujeres, son derechos “malditos” que nunca se consolidan, que a la vuelta de la esquina siempre tienen un Gallardón de turno acechando para hacernos retroceder. Creo que ha llegado el momento de transversalizar la lucha del colectivo y me consta que están en ello, como demuestra el reconocimiento expreso que han hecho a las feministas que nos comprometimos con ellos y ellas.

 

P.- ¿Cómo recuerda su etapa de Diputada en el Congreso?

 

Como una gran oportunidad de llevar la voz del feminismo al Parlamento y de llevar la voz de la izquierda también. Una oportunidad que creo que aproveché al máximo posible. Me siento muy satisfecha personalmente de ese compromiso y responsabilidad que me asignaron mis compañeras y compañeros de la antigua Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid. Tanto personalmente, como parte del Grupo Parlamentario, la Séptima Legislatura fue un ejemplo de trabajo riguroso y serio. Recuerdo de una manera muy especial la guerra de Iraq. Me supuso un gran sufrimiento personal pero también me permitió maldecir a Aznar en nombre de las mujeres del Mundo.

 

P.- ¿Cómo se compatibiliza la vida personal con ser un cargo público?

 

Con dificultad, como todas las mujeres que tienen una familia y además trabajan fuera de casa. No me voy a poner el cilicio, pero siendo cargo público de IU, al ser menos en las instituciones, nos exigía un mayor esfuerzo. Pero, en todo caso, el mismo que al resto de mujeres, en un país donde no se aplica la conciliación de la vida familiar y laboral. Como todas las mujeres, con “la ojera en el talón”. En mi caso, añadía la dificultad de ser familia monoparental, pero como algo que haces con ganas, mi vocación ha sido siempre trabajar para los demás y para mi ha sido una etapa de mi vida en la que me he sentido muy cómoda y muy agradecida, tanto en el Ayuntamiento de Madrid donde fui concejala, como en el Congreso de los Diputados.

 

P.- Es miembro de la Federación de Pensionistas de CCOO ¿Qué motivos tienen los pensionistas para acudir a las manifestaciones que se están produciendo en las últimas semanas?

 

El 0,25 es vejatorio, supone una pérdida de poder adquisitivo, en la etapa más difícil de la vida que es la vejez. No luchamos sólo por la recuperación del poder adquisitivo, sino también por la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Los sindicatos de clase, y particularmente CCOO, entendemos que es una cuestión de justicia social y de equilibrio macroeconómico. Por eso hemos presentado en la Comisión Parlamentaria de seguimiento y evaluación del Pacto de Toledo una serie de propuestas que consideramos necesarias para conseguirlo, en las que dejamos claro que hay dinero, de dónde sacarlo y que el sistema es viable. Por eso salimos a la calle.


P.- ¿La subida de las pensiones mínimas y de viudedad es una reivindicación irrenunciable?

 

Las pensiones de las viudas son una vergüenza para este país. Es absolutamente urgente y necesario devolver la dignidad al colectivo de las viudas. Sobre las pensiones mínimas, decir que no permiten vivir a la gente. Ambas cuestiones están en la agenda de CCOO y, por tanto, en la calle.

 

P.- Marisa, ¿ha llegado el momento de tomar la calle?

 

La Izquierda siempre ha considerado que la calle es de todos, y por tanto nuestra. En la Dictadura y durante la Transición, respondimos en la calle defendiendo los derechos democráticos, y ahora lo hacemos también defendiendo los de los pensionistas. La calle es uno de los huertos donde sembramos los que queremos cambiar las cosas, las que queremos una democracia plena de derechos, los que aspiramos a una izquierda potente en las instituciones.

 

P.- ¿Cómo animarías a participar en las manifestaciones?

 

El mayor antídoto contra la ignorancia es la información. Si sabemos trasladar a los jóvenes, a los mayores, a los trabajadores, a las mujeres de nuestro país, nuestras preocupaciones y nuestras propuestas, estaremos cosechando manifestantes para las causas democráticas y sociales.


P.- Los pensionistas están dando una lección a todo el mundo en la lucha por sus derechos, ¿qué opina de estos movimientos que se están generando?

 

No es extraño que los y las pensionistas estemos en la calle. Somos la generación que luchó contra el franquismo, que hizo la Transición, que consiguió el catálogo de derechos sociales que tenemos hoy en día, somos corredores de fondo sin relevo. Sólo lo inevitable impedirá que salgamos a las calles a defender nuestros derechos.


P.- El paro general del pasado 8 de marzo en España fue el más numeroso de toda Europa, ¿Cómo lo valora una mujer que ha estado luchando tantos años por los derechos de las mujeres?

 

Como un éxito, gracias a la acertada estrategia de los sindicatos de clase y al movimiento feminista por un lado, y al ansia de libertad de las mujeres españolas, muy conscientes del déficit democrático que genera la brecha salarial, la brecha de las pensiones, los cuidados, que seguimos teniendo la responsabilidad máxima todavía, etc.

Es absolutamente necesaria la igualdad real y éste es el momento en el que las mujeres españolas hemos decidido que no vamos a seguir esperando.

Marisa Castro fue la primera parlamentaria española en defender en el Congreso el matrimonio entre personas del mismo sexo. Actualmente forma parte de la plataforma LA IZQUIERDA HOY.

P.- Cambiando de tema, ¿qué piensa de la situación actual de nuestro país?

 

Yo tengo que ser sincera: es una situación preocupante. A los efectos terribles que ha tenido la crisis para la clase trabajadora, hay que añadir el tema catalán, la debilidad de la izquierda y el aumento de los populismos. Padecemos un Gobierno, sustentado por un partido corrupto, que sólo gobierna para los suyos, carente de capacidad de diálogo, incapaz de escuchar a los diversos colectivos sociales hoy en lucha. Es preciso que los hombres y mujeres de este país cambiemos este Gobierno ya.


P.- Es además miembro de la dirección de La Izquierda, ¿Por qué cree que es necesario reconstruir la izquierda en nuestro país?

 

Porque está destruida prácticamente…es un objetivo prioritario reconstruirla. Somos gente huérfanos de partido pero queremos revitalizar las conciencias, queremos poner en marcha una izquierda transformadora capaz de revertir las políticas de austeridad y recortes que han sido tan negativas para la economía y para las personas de nuestro país, que han agravado la precariedad del empleo y la desigualdad social y de género.


P.- Fue una de las firmantes del Manifiesto de los 50 que denunciaba la disolución de IU en el populismo, como militante de toda la vida de dicha organización, ve con pena la disolución de una formación histórica como IU?

 

Para mí en lo personal ha sido una tragedia, me he sentido traicionada (se le saltan las lágrimas) Tantos años de militancia y esfuerzo…para ver como “los míos” nos empotraban en una organización que no considero de izquierdas. Pero la política es otra cosa: por eso estoy trabajando con firmeza con otras compañeras y compañeros. Seguiré luchando mientras mi salud me lo permita, por la gente por la que siempre luché: por los trabajadores, por las mujeres, por las personas lgtbi, por las y los jóvenes… Mi vida, a pesar de la orfandad política en la que nos han sumido, sigue teniendo sentido.

 

P.- ¿Cómo le gustaría ser recordada por la gente, por los militantes de izquierdas?

 

Me gustaría que me recordasen como la Pasionaria del Arcoíris, como la feminista incansable, como la comunista que nunca se avergonzó de serlo. Como la hija de un obrero socialista y de una madre anarquista a los que les debo prácticamente todo lo que soy en la vida. También como una buena madre, como una buena amiga y como una buena militante de la izquierda española.

Galería de Imagenes

Hazte Simpatizante

Te puede interesar

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: Partido político Convergencia de La Izquierda

Finalidad: Envío de información solicitada y gestión de suscripción a la web.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR